lunes, 31 de agosto de 2009

INTRODUCCIÓN A LA MÁSCARA

Ésta vez será algo muy técnico con el fin de ubicarnos dentro del contexto de este nuevo teatro que trataré. El teatro la Máscara se fundó como una organización sin ánimo de lucro en el año de 1972 (son muchos años en los que podré analizar el contexto). La entidad se dedica, es su misión, investigar y crear espectáculos teatrales. En sus comienzos, estuvo integrado por artistas del Teatro Experimental de Cali e hizo parte de la Corporación Colombiana de Teatro. El proceso de su producción teatral puede medirse en dos momentos claves: primero, las presentaciones para el Festival Nacional del Nuevo Teatro y, segundo, obras con un aire más femenino. Es en esto último instante con el que el Teatro La Máscara logra reconocimiento internacional en países como Ecuador, Costa Rica, México, Nicaragua, Cuba. Esta configuración hacia la femeneidad, ha transformado los ideales de este Teatro, pues, además de su trabajo artístico, realiza proyectos socio-culturales de apoyo a la comunidad y, principalmente, con organizaciones de mujeres. Por su gran trayectoria, cuenta con la ayuda de entidades gubernamentales e internacionales.
Desde 1991, se ha ubicado en el Barrio San Antonio con una capacidad para 150 personas.
El análisis de los teatros que hasta ahora he mencionado requiere de una profunda investigación, pues estos se han conformado desde mucho antes de mi nacimiento, por lo que se hace necesario ubicarme en la época para entender sus motivaciones, misión y visión.

viernes, 28 de agosto de 2009

DENUNCIA :@

Espero encontrar las palabras adecuadas para expresar aquí algo con lo que no estoy de acuerdo, y es necesario encontrarlas, porque como dice mi profesora sobre los blogs: "pueden llevarlos del anonimato al desprestigio". Haciendo una investigación, precisamente, a través de la red, y enfatizádome en la búsqueda de las innovaciones del teatro Salamanca, me he tropezado (gracias a Dios de casualidad) con una página web, que no nombraré por motivos razonables, en la que aparte de dar una información general sobre el teatro, como su ubicación, lo pone dentro de la categoría "colegios". ¿Acaso qué quiere dar eso a entender? ¿Supone que los teatros deben ser visitados por estudiantes únicamente para hacer tareas, por obligación? Que error más abismal el considerar el aprendizaje de NUESTRA cultura como una obligación académica y no como un privilegio racional, pues, no es un favor que le hacemos a los profesores demostrar que sabemos las cosas más mínimas de nuestra historia. En realidad, ese mero acercamiento académico nos vuelve ejemplo de mediocridad y conformismo. Además de desprestigiar a las contables personas que van a los teatros para encontrarse consigo mismos y para hacerse partícipes del desarrollo cultural. Con esto, se pone de manifiesto el gran esfuerzo que se debe realizar para cambiar la idea que la mayoría de nosotros (y me incluyo) tenemos de la noción cultural, y considero que para lograrlo deberíamos adoptar el método con el que tanto me he familiarizado en la universidad, el aprendizaje activo: el hecho no es de ir una sola vez al año al teatro, el hecho es de volvernos conocedores y partícipes constantes, y no digo que tengamos que ir obligatoriamente cada fin de semana (no hay presentaciones nuevas en tan corto lapso) sino que nos concienticemos de que somos individuos formadores de cultura y que sobre nosotros recae la responsabilidad de salir de la degradación progresiva de la sociedad. Entonces, los teatros no son de categoría "colegios", son de categoría "comunidad".

miércoles, 26 de agosto de 2009

UN BACKGROUND CRÍTICO

Estuve investigando sobre el Festival de Teatro que se realiza en Cali, del que les comentaba en las primeras entradas. Y, encontré hechos históricos que describen perfectamente lo que intento demostrar con mi proyecto: la lucha de los teatros por sobrevivir a una sociedad cambiante. El camino más difícil para estas organizaciones empieza, como lo he dicho antes, en la época moderna, especialmente en 1999. Este periodo estuvo caracterizado por una lucha política que dejó de lado las inversiones estatales y privadas hacia los entes promotores de cultura (lo que además refuerza la idea que expuse en la entrada anterior). Por esto, la acción de una comunidad de artistas unida en pro del arte y el teatro, logra superar las adeversidades y salir adelante. Pero, hay que tener en cuenta que la lucha no termina aquí. De esta unión surge el Consejo Municipal de Cultura (la materialización de la fuerza comunal), es decir, que para este instante los artistas se apoyaron en la constitución para hacer valer el derecho a pertenecer a una comunidad con cultura y mentalidad definidas.

martes, 25 de agosto de 2009

LO DIGO POR LO QUE ESCUCHO

En esta entrada quería sacar a relucir una idea que se me vino a la mente: analizando, hasta ahora, a los tres teatros pude darme cuenta que es Esquina Latina el que tiene una mayor cobertura, un mayor trayecto y, por ende, una mayor experiencia en el aspecto teatral. Y es curioso el hecho de que, precisamente, este teatro haga parte de la universidad del Valle. Lo digo, pues, a lo largo de la historia de esta universidad, sus estudiantes se han destacado por llevar a cabo proyectos exitosos con énfasis en el rescate cultural de Cali. Creo que no sólo es de admirar dicha capacidad, sino también, digna de aprender. ¿Porqué, por ejemplo, Icesi no cuenta con esa iniciativa? Deberíamos, todos, sentirnos orgullosos de nuestra ciudad y, como buenos caleños, luchar para sacarla de esta degradación. ¿Cómo es posible que no conozcamos nuestros sitios turísticos, nuestros lugares de encuentro cultural?Es un problema general: gobernador y alcalde, se preocupan por arreglar una feria que no tiene arreglo, por atraer gente a un desfile de autos que más bien parece una procesión a la chatarrización, cuando hay otros focos culturales que necesitan ser exaltados, que necesitan de publicidad y, muy importante todavía, que requieren de inversión, como lo son los teatros que forjaron el siempre extraordinario Festival de teatro de Cali.

domingo, 23 de agosto de 2009

UN CONOCIMIENTO MÁS TÉCNICO, MÁS CRÍTICO

El teatro Salamandra es dirigido por Diego Pombo, y se encuentra activo desde 1994. Este teatro es el encargado de organizar el Festival de Jazz llamado "A Jazz Go".
Todos los viernes y los sábados se presentan en sus instalaciones, obras de teatro muy variadas que satisfacen al público de todas las edades.
Es de destacar que dicha institución, también cuenta con su propio grupo de teatro que se llama "Barco Ebrio".
Escribiré aquí, sin embargo, mi concepción acerca de estos términos que describen al Teatro Salamandra: ¿porqué realizan el festival de Jazz? ¿acaso no es suficiente el público que atraen con las presentaciones teatrales?. Y, con respecto a su grupo de teatro "Barco Ebrio", ¿cuál fue el motivo de la escogencia del nombre? Tal vez es la única forma de llamar la atención del público jóven, que hoy en día se inclina más por el "blanco" que por el "barco". Otra demostración, de cómo han tenido que lidiar los teatros con la nueva configuración cultural de nuestra Cali. Es necesidad de todos salvarla y sólo a través de un sentido de pertenencia por nuestros centros culturales lo podemos lograr.

viernes, 21 de agosto de 2009

LA HUMILDAD

Hoy, les quiero hablar de esta característica, porque considero que es la mejor describe al nuevo teatro del que voy a tratar, es el teatro Salamandra. Se encuentra ubicado en el barrio San Fernando, una entrada pequeña, un símbolo del reptil y una pared rosa. Pero no debemos confundir la simpleza de sus ornamentos con la verdadera riqueza creativa e imaginativa de los actores y personajes que obra tras obra nos deleitan con sus capacidades histriónicas y con sus historias fantásticas.
Precisamente, esta humilde morada artística, me permite mostrarles lo que quiero lograr con mi proyecto y es entender el camino que han tenido que atravesar los teatros para consolidarse en una sociedad afectada por fenómenos y tendencias externas que atentan contra la integridad cultural.

jueves, 20 de agosto de 2009

"VAMOS A DOMUS"

Espero que recuerden de mi primera entrada, que Domus celebra sus 15 años con, qué más que, teatro. A propósito de mi investigación, en la mañana del día de hoy, mientras compraba algo de comer en la cafetería Bristo, encontré un pequeño volante que se llama "VAMOS A DOMUS": aquí podrán ver las diferentes presentaciones que se llevarán a cabo durante este fin de semana y a comienzos de Septiembre en el teatro Domus (para aquellos interesados).
Lo que quiero resaltar aquí, es que la universidad, y en general las instituciones académicas, se encargan de traernos la información sobre diferentes eventos culturales, pero depende de nosotros ubicar esta información e ir a los lugares destinados. Entonces, el problema de la falta de cultura teatral en la ciudad, no radica en la falta de información sino en que no somos capaces de buscar en los lugares menos corrientes y porque, a la hora de la verdad, esos volantes se pierden entre nuestras maletas o al fondo de un basurero. Concienticémonos de que el teatro es cultura, es arte, es una forma totalmente dinámica de aprendizaje, y sobretodo apropiémonos de nuestro legado citadino.

miércoles, 19 de agosto de 2009

RED POPULAR DE TEATRO

Definitivamente, el estudio del Teatro Esquina Latina, debe ser muy meticuloso, pues es beneficioso para la idea de este proyecto: las luchas de los teatros por mejorar la calidad cultural de nuestra ciudad. Por eso se hace interesante dejarles aquí la siguiente información.

El teatro Esquina Latina ha logrado ampliar su cobertura y por ende esta logrando su objetivo de construir un patrimonio cultural digno, a través de la Red Popular de teatro. A esta red hacen parte los pequeños Grupos teatrales que han incursionado en las zonas más remotas de nuestra ciudad (y por remota no me refiero a lejana, sino a una zona que desconoce del valor y el contenido cultural de Cali, una zona que lo ignora y desconoce). Ellos estan ubicados, incluso, en diferentes municipios del Valle del Cauca.

La mayoría de estos grupos están integrados por jóvenes lo que atrae la atención de este sector de la población y los invita a compartir conocimientos, habilidades artísticas y a desarrollar su propias capacidades.

Entre los grupos teatrales de base a nivel departamental, que conforman la red popular de teatro, se encuentran:
  • Tespis Teatro (Darién)

  • Teatragua (Dagua)

  • Ñucanchic Teatro (La cumbre)

  • Aurín Teatro (Vijes)

  • Cazamáscaras (El cerrito)

A nivel Municipal en Santiago de Cali, se encuentran:

  • Arriba el Telón (Comuna 1)

  • Zahorí Teatro (Comuna 19)

  • Silocuento (Comuna 20)

  • Makallay (Comuna 18)

  • Teatraje (Comuna 15)

  • Metamorfosis (Comuna 13)

  • Inspiración Latina (Comuna 14)

martes, 18 de agosto de 2009

Y AHORA, EL LABORATORIO TEATRAL

Siguiendo con Esquina Latina, debo hablar ahora de su Laboratorio Teatral en donde se ve materializada una novedosa forma de influenciar el patrimonio cultural de la ciudad a través de la aprehensión de obras de autores destacados, de los directores e incluso de los actores, que además enriquecen su formación artística y les permiten desarrollar obras que atraigan cada vez a más gente.
El teatro Esquina Latina ha creado un programa llamado "Jóvenes, teatro y comunidad" en el cual se busca integrar estos tres componentes de nuestra ciudad siguiendo la idea de que: el teatro es un medio de expresión que los jóvenes pueden usar para denunciar las acciones de una comunidad vacía o para expresar su opinión sobre temas de interés público. Con este programa se logra un impacto mayor en la conciencia de la sociedad y se espera generar un cambio positivo que incentive el desarrollo (en todos los sentidos) de Santiago de Cali.

lunes, 17 de agosto de 2009

ESQUINA LATINA

El teatro Esquina Latina surge como una iniciativa de un grupo de estudaintes que en sus tiempos libres se dedicaban al teatro. Con el paso del tiempo se fue consolidando, y para el año 1978 se formaliza, contando con personas encaragadas de la administración, de las artes escénicas y las ciencias sociales.

Es importante escribir aquí la función de este teatro, pues será tema a tratar en el ensayo posterior: "El teatro Esquina Latina busca contribuir a la cultura y al arte escénico de Cali y Colombia en pro de un desarrollo justo y equitativo". Así asumen como objetivo general: "Contribuir a un nuevo enfoque de desarrollo que involucre la cultura artística".

Se nota, principalmente, que este teatro se ha enfoncado en difundir la cultura teatral a los sectores más desfavorecidos de la ciudad, para tener un impacto mayor sobre la mentalidad y el civismo de los ciudadanos.

En la próxima entrada describiré un poco más la estructura de esta institución.

Fuente: www.esquinalatina.org

domingo, 16 de agosto de 2009

TEATRO DOMUS: 15 AÑOS DE ÉXITOS

Empiezo este proyecto de investigación, enfocandome en el Domus teatro de Cali. Este teatro fue una de las 6 instituciones que apoyaron logística y económicamente a la iniciativa de crear el Festival de Teatro de Cali (de las 5 restantes escribiré entradas más adelante).
Domus Teatro celebrará sus 15 años de existencia a partir de Agosto y, de corrido, hasta Noviembre. La noticia nos la presenta la página web: www.teatroencolombia.com. Donde se destacan los logros de esta importante fundación, como un centro cultural dedicado a la presentación de obras de teatro, musicales, grupos de danza, conversatorios e incluso exposiciones de arte. En vísperas de su cumpleaños, se presentará el 21 de Agosto "Ni mierda pal perro" de Ditirambo.
También, es de destacar, la relevancia de esta fundación en la formación cívica de los ciudadanos y su misión de abrirse camino entre los intereses de los caleños, pues, desde mi punto de vista, el teatro es una ventana hacia otros mundos, los mundos ideales.

sábado, 15 de agosto de 2009

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN: EL TEATRO QUE NO VEMOS

El contenido cultural de la ciudad de Santiago de Cali es poco conocido por sus habitantes, por eso el propósito de este proyecto de investigación es indagar acerca de los diferentes teatros con los que contamos en la ciudad y sobre las presentaciones que en ellos se llevan a cabo. Con esto, se espera crear conciencia de la necesidad de apropiarnos de la ciudad ideal de Cali y fomentar las visitas a estos centros culturales, que más que meros escenarios son toda una expresión de arte.

viernes, 14 de agosto de 2009

UNA MIRADA A LAS FIESTAS



Colombia es un país multicultural. El choque racial y las influencias coloniales sentaron las bases del proceso evolutivo de una civilización cuyo componente principal son las festividades. Y es de anotar que únicamente, en ciertas poblaciones, es donde la tradición ha sobrevivido a las nuevas tendencias y a las influencias extranjeras.
Empiezo así con la primera fotografía a la que me voy a referir: una imagen en plano americano de un niño en un carnaval. Él es de aproximadamente 7 años y se encuentra sentado: las rodillas dobladas y los brazos reposando sobre ellas. Tiene tez morena y es delgado. Su cabeza es ovalada y está recubierta por una media velada que forma un nudo en la parte superior, impidiendo ver las características del cabello. La media se encuentra irregularmente pintada de blanco por la harina, tiene agujeros que describen la posición de los ojos, la nariz y la boca. En ésta última, la media se encuentra rasgada y cuelga de la barbilla. Sobre la frente y los pómulos hay pequeños rastros de pintura amarilla y roja. Sus ojos son negros con pestañas cortas, las cejas delgadas, la nariz ancha, las orejas pequeñas y redondas, además están sus labios rojos y carnosos. Sus clavículas son notorias, sobresalen, pues la posición de los brazos así lo permite. Al igual que el rostro, los brazos y la parte superior del pecho están pintados de blanco con unas que otras manchas amarillas, rojas y naranjas. No usa ninguna camisa, únicamente lo cubre una falda color café oscuro con un diseño de líneas azules y blancas, las cuales forman diversas figuras geométricas. El niño parece estar ubicado debajo de una estructura de cartón gris. Por encima de su hombro izquierdo se ve la arena del suelo y la reflexión de la luz del sol.
Los carnavales son un ejemplo perfecto de hiperactividad y alegría, nada ni nadie está quieto cuando se trata de celebrar. Pero, el niño en ésta imagen significa una pausa y lo que queda después de la euforia: el cansancio y la fatiga son características deducibles de la expresión de su rostro. Parece estar exhausto y el ambiente que lo rodea fortalece la percepción, pues, se nota un calor insoportable. La mirada del niño es vacía, no da cuenta de lo que hacen los demás. Es una mirada confundida que refleja una disyuntiva: seguir festejando o darse un merecido reposo. Al final, el niño resuelve esa dicotomía en el momento en el que el esfuerzo físico vence al mental.
Además de ser ejemplo de quietud, también representa el desorden. Todos los residuos de harina en su rostro y su cuerpo son lo que queda luego del frenesí por festejar la congregación de etnias aborígenes y descendientes africanos, donde sin importar los peligros se lanzan los unos a los otros, la pintura y la harina. Son actitudes como ésa, de desenfreno, las que atentan contra el sentido del carnaval y que, sin embargo, no afectan su vigencia. El niño es ejemplo de la modernización de la cultura, cambios de forma mas no de fondo. Ésa criatura es las dos caras de la moneda, por un lado, una Cartagena alegre y universal, por otro, una preocupante y escondida.

La segunda fotografía también se trata de la imagen de un niño, ésta vez en primer plano. Él es afro descendiente, lo que supone el color de su piel. Su cabeza es un poco redonda. En la esquina superior izquierda de la imagen se alcanza a ver un poco de su cabello, de color negro y rizos muy pequeños. La frente del niño es prominente y se encuentra cubierta por una malla amarilla de lana que llega hasta las cejas. De aquí, que no pueda decir mucho sobre las cejas, apenas se alcanza a distinguir que son poco pobladas. Tiene ojos grandes, el iris negro y se distinguen los vasos sanguíneos, por lo que la esclerótica es roja. Sus pestañas son pequeñas. La nariz es chata, porque no tiene un tabique elevado, y ancha, con fosas nasales alargadas. Los labios del niño son delgados, el superior es café y el inferior un poco más rojizo. Su barbilla es lisa, pequeña y tiene dos líneas blancas pintadas verticalmente, una a la derecha y otra a la izquierda. Las mejillas del niño tienen, cada una, siete líneas pintadas: las dos primeras (una encima de la otra), más cerca de los ojos, son blancas aproximadamente de un centímetro de largo y medio de ancho; al lado de la segunda línea, hay otra, roja y delgada de dos centímetros de largo; debajo de esta línea, siguen tres de color blanco y de tres centímetros de largo, ubicadas una encima de otra; y, finalmente, una línea roja bastante delgada y más larga que todas las anteriores. Del cuello del niño cuelgan cuatro collares cada uno elaborado con eslabones cilíndricos cortos de plástico y de diferentes colores (blanco, rojo, amarillo, azul, café, naranja, verde). En el pecho del niño están pintadas las letras P, A, L con color blanco.
Nos dirigimos ahora a otro lugar en Colombia: la idea de espíritu carnavalesco que viene a la mente cuando se menciona a la ciudad de Barranquilla se ve contrastada con la expresión del rostro de este niño. Sus ojos reflejan descontento, tal vez rabia. Pero luego aparecen esas letras en su pecho “pal”. ¿Acaso le tomaríamos por “amigo”, por lo que supone su traducción del inglés? No es precisamente una mirada alentadora y ciertamente no incita al diálogo. Es curioso el hecho de que la distancia racial entre él y yo, sea lo suficientemente marcada, como para hacerme pensar en el respeto que le debo como resultado de la intimidación de su rostro. Tal vez no soy la única en pensar esto, pues es de esperar que los trasfondos sociales de la relación entre blancos y negros, limiten la interpretación de su pintoresca cultura. Y a pesar de pertenecer a una misma nación, incluso la diferencia regional marca una pauta a la hora de la connotación. Así de diversa es la cultura colombiana.
Por encima de su expresión, hay que destacar la representatividad de sus ornamentos como elementos descriptivos de una cultura definida a lo largo de los años. Son aquellos adornos los que constituyen la gala del carnaval. Por ello basta con saber que el niño está participando en la Batalla de Flores, para reconocer que el diseño de líneas en sus mejillas, dibujan los estambres de una flor, que parten de los coloridos pétalos en los collares, y que, a su vez, está siendo polinizada gracias a la acción de los agentes polinizadores de la malla amarilla.
Las imágenes que son bastante coloridas no podrían ser una mejor representación de las celebraciones y se espera que la interpretación dada no ponga límites a las que ustedes mismos pueden hacer. Ésta fue una mirada a las fiestas, a los elementos culturales más importantes de nuestro país.