lunes, 14 de septiembre de 2009

MI INTERÉS

Muchos se preguntaran porque escogí este tema, en vez de uno que atraiga más la atención de la gente, como el siempre comentado tema de las drogas o de la prostitucion, que nunca faltan en la mente de los ciudadanos. Pero precisamente, el hecho de que la gente no se ienterese por temas como el teatro, es que lo trato, pues aunque sea una meta para muchos inalcanzable, creo que no debemos escatimar esfuerzos en desviar la atención de esos ciudadanos comunes que se guían por lo que dice la mayoría, y llevarlos a conocer de la verdadera esencia de la cultura caleña. Ya no podemos decir que la salsa sea representativa de este municipio, y con una juventud que se ve más ligada al reggaeton, el futuro de este género no es nada claro. Y ¿para qué tratar temas que en vez de exaltar nuestra cultura, la degradan a niveles mínimos de civismo?. Por todo lo anterior, considero que el teatro es una pieza fundamental de la cultura, que ha sido subestimada como focos de atracción, y que cuando menos lo esperemos, dará un vuelco a la mirada pública, haciéndose parte importante de la cotidianidad. Son mis palabras un apoyo a todos los teatros que han sobrevivido a pesar de las nuevas características que definen a la juventud y que, incluso, marcan a los adultos. Es hora de cambiar nuestra forma de pensar, es hora de dejar de poner por encima de nuestros valores nativos, unos valores extranjeros que atentan con la configuración cultural que tanto nos ha distinguido a lo largo de los años.

0 comentarios:

Publicar un comentario